Las pelis del verano

Como soy así de vago, creo que lo mejor será resumir en un post todas las pelis (significativas) que he visto este verano, por que si me pongo a hacer un comentario de longitud medio decente de cada película, posiblemente se queden para siempre entre los borradores. Sin más tontería:

Wall·E – Batallón de limpieza: De cutre subtítulo, pero impresionante factura. Un clásico instantáneo. La muy mejor película del verano y puede que incluso del año, con diferencia. Las pelis de animación en 3D hace tiempo que me cansaron, y llevaba sin ver nada de Pixar desde aquel screener en español neutro de Monstruos S.A. Pero desde que vi los trailers/teasers/whatevers -hace unas semanas, tampoco llevaba meses esperándola- supe que la peli me iba a gustar. Y me ha gustado. Mucho. Hasta el punto de comprarme un muñequito de Wall·E para tener en la mesa.

Batman – El caballero oscuro: Acojonante. No es la película definitiva, como algunos la quieren poner. Ni de lejos. Pero admito que hacia la mitad de la peli ya estaba más que satisfecho y me habría ido a casa contento con lo que había visto hasta ese punto. Pero aún quedaba una hora de película, con lo mejor todavía por venir. Me veo volviéndola a ver en cuanto haya un rip decente. Y efectivamente, Heath Ledger hace un trabajo impresionante en el papel de Joker, que se ve incluso mejorado en el doblaje español. En VO pierde bastante de ese habla babosilla que le han dado aquí. Por una vez el doblaje aporta en lugar de quitar.

Hellboy 2 – El ejército dorado: Mejor de lo que me esperaba. No es ninguna joya, claro, pero el diseño de personajes y la fotografía en general me parecen tremendos, llenos de detalle y muy bien cuidados. Casi me atrevería decir que a ese nivel es el equivalente contemporáneo de películas como Cristal oscuro o La historia interminable. Habrá que leer los comics.

Star Wars – Las guerras clon: Esta aún no la he visto, pero no es novedad que durante años he sido un frikazo de todo lo relacionado con Star Wars y le tengo bastantes ganas. De hecho, ya pulula por mi disco duro, pero esperaré a verla en el cine y reservaré ese cutre TS a modo de repaso.

La oportunidad perdida: Los cronocrímenes, que no he podido ver ni siquiera P2P mediante. Y vaya usted a saber cuando coño saldrá el DVDRIP.

Más antigua, pero no por ello menos blog-worthy: Ultimátum a la tierra, el clásico entre los clásicos de la ciencia ficción. Me acordé de ella hace unas semanas, por dos motivos diferentes. Primero el trailer de un remake protagonizado por Keanu Reeves en el papel de Klaatu, y por otro lado, el riesgo percibido por los medios más amarillistas acerca del Gran Colisionador de Hadrones. Así que me la apañé y la he vuelto a ver. Un par de veces. Para concluir que ya no se hacen películas así. No se si será que en algunos aspectos soy viejo por dentro, pero el ritmo de la película, la manera de conformar la corrección política de entonces, la interpretación… me llegan de un modo mucho más intenso que en el cine actual.

Y eso viene siendo todo. ¿Me he perdido alguna?

Los hechiceros de la guerra

Internet, serious business.

Esta tarde/noche, después de una atroz siesta de mas de 5 horas de la que he amanecido a eso de las 22:30, mientras navegaba buscando posibilidades para crear una VPN entre mi casa y la oficina, he ido a encontrarme con este hilo de ask.metafilter, mencionando una novela gráfica/película de animación que me ha resultado familiar. Se trata de Cuando el viento sopla, la historia de dos viejecitos que viven en la campiña inglesa después de un ataque con armas nucleares.

Lo interesante del tema, es que siempre he tenido recuerdos muy vívidos de una noche de mi vida, hace muchos años, cuando vi, en un espacio de La noche temática (creo) la película que acabo de mencionar, junto a otra que me impactó mucho más, y de la que nunca había sido capaz de encontrar una referencia. Hasta hoy.
Tras bastantes búsquedas infructuosas, había llegado a pensar que sería una cinta underground, de poca distribución, made in Europa del este, y que nunca volvería a verla. Y es casi todo lo contrario. Americana como la cocacola, obra de un director/animador casi-de-culto (Cool World y Tigra: Fuego y hielo, entre otras), y gracias a la maravillosa omnisciencia y omnipotencia de la red google, imdb, wikipedia y emule, parece que voy a volver a verla.

Se trata de la película cuyas imágenes acompañan esta entrada, al que también da título. Wizards en su versión original. Los hechiceros de la guerra en nuestro país. Año 1977.

El argumento, o lo que recuerdo de el, gira alrededor del enfrentamiento de dos hermanos hechiceros, en una tierra que comienza a renacer después de miles de años de un holocausto nuclear. Mutantes radiactivos por un lado, y parafernalia fantástica (elfos, hadas, enanos) por otro. Magia y tecnología. El bien prevalece, hasta que el hermano malo encuentra propaganda nazi entre las ruinas de la antigua civilización y empieza a utilizar esas tácticas para motivar a su ejército y desmoralizar al enemigo.

El otro punto fuerte de la película es su estética. Fantasía oscura, bizarra y colorista, que estimula la imaginación. En mi esquema mental de las cosas, va en el mismo apartado que el dibujo de Moebius en El Incal o al de Ricardo y Nacho en Goomer; y ya menos relacionado con el dibujo en si, con otras historias similares como Los Tecnopadres, La casta de los Metabarones y Heavy Metal. Se agradecerán otros ejemplos de obras similares en los comentarios.

En pocas palabras, el hallazgo me ha alegrado la noche. De aquí a unos pocos días, cuando termine de descargarse (junto a Tygra y Cool World, ya que nos ponemos), alguno me encontrareis dando el coñazo para que la veáis, sacando el tema en alguna conversación sin venir a cuento. Espero que al menos, haya aguantado bien el paso del tiempo.