“Spook Country”, de William Gibson

Recién terminado he el primer libro del 2008. Me ha llevado mi tiempo darme cuenta de la falta que me ha hecho una lámpara de lectura junto a la cama durante los últimos años.

Después de Pattern Recognition, y en lo que ya se ha llamado la trilogía de Blue Ant, tenemos Spook Country, que nuevamente vuelve a tener lugar en la actualidad o no muy lejos de ella. Como bien señaló JJMerelo no deja de ser la ya habitual búsqueda, que presenciaremos a través de los diversos personajes que se nos presentan.

En este caso tenemos un adicto a los tranquilizantes cautivo de un agente del gobierno que lo utiliza como intérprete cautivo en su persecución del trasto; un joven representante de una dinastía familiar cuyo negocio es el espionaje, y a Hollis Henry, a quien podríamos señalar como la protagonista principal. El amigo William, con su particular estilo nos identifica con ella haciendo que siempre vaya un paso por detrás del resto de los personajes, sin saber lo que pasará a continuación pese a disponer de medios casi ilimitados proporcionados por Hubertus Bigend, el magnate de la publicidad que ya conocimos en el libro anterior.

Sobre el argumento, no diré mucho. En cierto modo, se vuelven a explorar algunas de las ideas de la trilogía del Puente: realidad aumentada, deidades vudú, un lenguaje que solo puede comprender un personaje -los puntos nodales, el volapuk-… El geoposicionamiento cobrará también una importancia crítica para la historia.

Para el resto del argumento, y todo lo que rodea y comprende la novela de Gibson, lo mejor que podeis hacer es ir a Node, que me ha sorprendido tanto como el libro en sí. Compartiendo nombre con la revista ficticia en la que trabaja la protagonista -literalmente, una versión europea de Wired-, Node es un tumblelog que contiene un análisis capítulo por capítulo, anotado e hiperenlazado, y que es una de esas ideas que hubiera querido tener yo.

Y ahora, a por el próximo libro.

Perder el tiempo

Siempre he leido mucho. Mucho. Pero no se por que ultimamente cada vez que leo cualquier cosa, me siento mal. Me siento mal por que siempre leo y no escribo. Por que nunca hago.

A veces me siento como si no tuviera aficiones, aparte de recopilar/consumir informacion. Y antes no me parecia mal, por que yo mismo era como un disco donde todo se iba grabando. Era capaz de recordar con todo detalle paginas enteras de libros, citas escuchadas o leidas, letras de canciones, lo que fuera.

Pero ya no. Ahora el acto de ‘consumir’ informacion es lo que importa. No genero mi propia informacion, no hay ningun producto a partir de todo lo que entra en mi. No extraigo nada, no devuelvo nada. Solamente me dedico a leer, leer, consumir. Mantener la mente ocupada, con la ilusion de que me estoy ‘enriqueciendo’. Pero no hay tal ‘enriquecimiento’, por que al dia siguiente no recuerdo nada. Es el momento el que importa, no el continuo.

Supongo que lo hago para mantener la mente ocupada, para tratar de desviar mi tendencia a pensar en las cosas malas que me han pasado. El ltimo año de mierda me ha dejado bastante orientado a seguir pensando en mierda, y me supone tanto esfuerzo pensar y reconocer que realmente algunas cosas (pocas y poco importantes) empiezan a irme un poco mejor que prefiero no hacerlo y pensar en otras cosas.

Por eso quiero hacer algo. Quiero desarrollar una aficion , como era capaz de hacer ‘antes’. Quiero llevar a cabo todos mis proyectos, realizar mis ideas y verlas crecer. Aunque en realidad, lo unico que estaria haciendo es generar una informacion que luego consumiria. Tambien, me siento como si mi tiempo fuera demasiado valioso para dedicarlo a ‘una aficion’. Es facil pensar que es mejor que otros pierdan el tiempo haciendo sus experimentos y sus chorraditas, si despues puedo leer sus conclusiones y sus experiencias, y añadirlos a las mias. A la vez, tampoco quiero (/mode +paranoico ON) hacer mis propios experimentos (sociales), extraer y emitir mis conclusiones, solo para que otro las tome y saque algun provecho de ellas (cosa que ya ha pasado en mas de una ocasion) (/mode +paranoico OFF). Por que es tan tipico en mi dejar las cosas a medias…

Me siento rastrero por pensar asi, por no querer facilitar las cosas al resto del mundo, por querer sacar beneficio de mis ‘aficiones’. Supongo que hay un pequeño hijoputa capitalista/consumista dentro de mi. Si lo hay, quiero exterminarlo.(Se que estos dos ultimos parrafos suenan a chino, pero este es MI diario y esta escrito para MI, asi que averiguar de que hablo queda como ejercicio para el lector).

Por otro lado, me siento como si mi desarrollo como persona se hubiera detenido, o incluso retrocedido desde un fatidico 21 de agosto. O quiza antes. Las personas (todas) han dejado de importarme. Cada vez me preocupa menos la vida y milagros de la gente que me rodea. Durante los ultimos dias muchas veces me he preguntado, durante una conversacion, por que no preguntaba algo, por que no iba un poco mas alla, por que no me implicaba un poco mas en la vida de ciertas personas. Y me respondo que no vale la pena el esfuerzo. Que seria lo normal, si yo fuera otra persona (o si fuera la persona que era hace unos años), que tratase de apoyar a, interesarme por o consolar a otras personas, pero lo siento, no. Despues de todo, son gente que estara ahi, junto a mi, en mi vida, durante un periodo de tiempo mas o menos prolongado, pero que antes o despues, seran sustituidos por otros, y por los que vendran despues de estos. Ya no le importo en absoluto a las personas que me importan de verdad, asi que, para que molestarse. Creo que se extrae mas informacion valida de una persona observandola que preguntandola. Nadie se traiciona a si mismo, si no es de manera inconsciente. Ademas, cuanto menos me interese yo, menos se interesaran por mi, y creo que eso es lo que necesito. Cuando quiera que alguien sepa algo de mi, ya se lo contare. Para eso esta este diario, tambien. Creo.

Espero que toda esta comida de tarro acerca de la informacion sea fruto de leer tanta mierda escrita por William Gibson. O mucho me ha influido leerle, o ese tio y yo pensamos de la misma manera, o el mundo realmente es una puta espiral decadente de la que solo nos sacara una guerra final, o un milagro tecnologico. Voy a empezar a leer a Philip K. Dick. Seguro que tambien nos entendemos bien, el y yo.