“Tránsito” de Connie Willis

A ver si puedo ser breve.

“Tránsito” es el segundo libro de Connie Willis que leo. La protagonista es similar. El desarrollo es similar. Y el desenlace mas o menos igual de trágico. Pero “Tránsito” no me ha gustado tanto como el otro.

El argumento, con cierto tufillo a thriller médico, trata sobre una investigadora que estudia las “experiencias cercanas a la muerte” en un hospital bastante caótico y termina sometiéndose ella misma a una simulación de estas ECM a base de drogas, que para ella tienen lugar en el Titanic.

A partir de este momento todo se confunde, las secuencias oníricas y la realidad se empiezan a confundir, y el texto se comienza a repetirse, yendo un poco más allá en cada repetición, mientras que Joanna -la protagonista- empieza a perderse en el embrollo. Solo vuelve a recuperar el ritmo -y no del todo- a 200 páginas del final.

Creo que en realidad basta con decir dos cosas sobre el libro. La primera: está bien escrito. La sensación de desasosiego que la autora busca transmitir con la desorientación y progresiva pérdida de juicio de la protagonista hace que a veces tengas que dejar de leer y apartar el libro unos minutos -unos días- por la reacción visceral que provoca. La segunda es que de las más de mil páginas que tiene la edición que he leido, podríamos quitarle por lo menos 400, y aunque perdería parte del efecto, sería un título mucho más ameno y legible.

Aún tendré que leer algo más de Connie Willis para decidir si me gusta como autora, o me gusta uno de sus libros. De momento, tengo otras cosas en la cola.