Chrome, o la tercera venida de Google

Parece que la noticia de hoy (más bien de ayer, pero bueno) es Google Chrome. Un nuevo proyecto del omnipresente señor de los colorines que viene a ser un navegador seguro por diseño, con el añadido de una máquina Javascript rápida como Phelps dentro del agua y alguna cosita más. No me voy a extender más en las características, por que la lorosfera está llena de posts que lo comentan.

Mejor me voy a dirigir a la ruidosa minoría de escépticos de palo, contrarians y paranoides que se están llevando las manos a la cabeza por que la malvada corporación ha encontrado un método más para invadir su privacidad y su intimidad. Respeto ese punto de vista, y en cierta medida lo comparto, pero no seré yo quien lo siga haciendo rodar. Por que Chrome es la primera innovacion importante en el panorama de los navegadores desde que un par de tipos publicaron algo llamado Phoenix hace la friolera de SEIS AÑOS. Y luego nos quejamos de Internet Explorer…

El problema con esto, es que hace 6 años fue posible que dos personas se metiesen a cuchillo con una codebase como la que entonces era Mozilla -a secas, todavía no había Suite, ni Seamonkey, ni dios que lo fundó- y se dedicasen a pelar hasta que consiguieron un navegador ligero, rápido y respetuoso con las cosas que había que respetar, que ha ido evolucionando hasta lo que ahora llamamos Firefox, esa bestia parda en la que muchos nos pasamos varias horas al día. Me pregunto cuantos de estos talibancillos antigoogleros llegaron a usar Phoenix 0.3. Pero me estoy desviando… el caso es que el tiempo ha pasado muy, muy rápido. El propio Firefox se ha convertido en una masa de código difícil de manejar, y de hecho imposible de manejar por dos personas como en sus orígenes. Tiene detrás un montón de subproyectos, una fundación que maneja millones de dólares (oh wait… ¡software libre y dinero… no computa!) y en general un montón de inercia que lo dirige a convertirse en el navegador de referencia del mundo libre. Pero el proceso por el que nació Firefox hoy no se podría repetir. Si dos personas cogiesen el código con intención de hacerle una liposucción, posiblemente el resultado no valdría ni para limpiarse el culo. Y de valer para algo inicialmente, sería imposible mantenerlo así mucho tiempo.

Hace falta un equipo.

Muy poquitos proyectos de software hoy en día son obra de una sola persona. Y de esos, muchos menos tienen envergadura suficiente como para considerarse notables. Chrome no podría haber sido obra de una persona. Hace falta un equipo, y hace falta alguien que dirija y mantenga ese equipo. Y ese director ha sido Google. Debería haber sido Mozilla, que no sé en que cojones se gastará los 30 millones al año que recibe de… ¡Google!, pero no parecen tener presupuesto de I+D ni ganas de innovar. Así que los del horrible favicon g se han puesto a ello y nos han regalado esa suerte de Frankenstein hecho navegador -por aquello de que tiene partes de Mozilla, de Webkit y un intérprete Javascript que vete a saber de donde coño ha salido-. Para que hagamos lo que queramos con el.

Por supuesto que hay intereses detrás de Chrome. He dicho intereses, no horribles conspiraciones para violar tu intimidad. Claro que Google y la privacidad tienen sus cosillas. Claro que han hecho cosas feas en China: todas las empresas se bajan los pantalones para entrar en China. Claro que les viene bien saber tus preferencias para poder tocarte con los anuncios justo en ese sitio que te gusta.

Pero el interés último de Google es que la web sea más fácil y segura de usar, para que la gente la use más -como si algunos pudiéramos usarla ‘más’-, lo que en última instancia significa que directa o indirectamente usarás más servicios G. Y ya está.

Y como el año pasado me funcionó, voy a volver a intentarlo… Clara Rivera, si lees esto, polamordedios confírmame la asistencia al Google Developer Day 2008.

:D

Actualización: Si antes lo publico… parece que ya se puede descargar.

Más actualizaciones: como de costumbre, Diego Calleja lo cuenta mejor que yo.

Fscking standards.

Advertencia: esto es un post mas-o-menos-técnico, asi que si pasas del percal, ni te molestes en leerlo.

Que jodienda. No puedo especificar el Doctype en la cabecera de los documentos de la web, por que en ese caso, los browsers de la familia Mozilla no toman los datos de la hoja de estilo enlazada mediante LINK REL=”stylesheet” y tengo que incorporar todas las definiciones dentro del documento mediante STYLE con el coñazo que ello supone para actualizar el estilo cada vez que se me ocurra cambiar el diseño. Asi que tengo que elegir. O tengo una página que no valida, o lo arreglo chapuceramente y con mucho curro mezclando estilo y contenido, o tengo una pagina que no se ve bien en Mozilla, Phoenix y similares.
Yo soy usuario de Phoenix, y en menor medida de Mozilla, asi que la tercera queda descartada.
Lo de hacer chapuzas no me va, y menos si me exigen el doble de trabajo que hacerlo bien. La segunda queda descartada.
Asi que a partir de ahora y hasta nuevo aviso, no os molesteis en dar a ese botoncillo tan fresco del marco de la derecha que dice ‘XHTML 1.0’, por que el resultado dirá que esta pagina no es XHTML (ya que no especifico el DTD que se debe utilizar para validarla). Si eres muy así, puedes forzar uno en el formulario que aparece (XHTML Transitional) y verás que el código es más o menos standard.
A dios pongo por testigo que estas vacaciones revisaré más veces y más detenidamente tol mogollón de documentos de w3c.org a ver si encuentro algo que yo esté haciendo mal, o si esta revision de XHTML no admite la inclusión de estilos, o bien todo es un bug del Gecko de Mozilla, que lo dudo mucho mucho mucho.

En fin. Esta mañana estuve en el Labora 2003 de Valladolid (paso de poner enlace) y ha sido un puto fraude. Menos mal que pronto nos hemos escaqueado y nos hemos ido a realizar la más práctica y noble actividad de tomar una cerveza (gracias al apañero Victor que se ha invitado, por que yo no llevaba un duro encima). Una auténtica pena que no haya venido alguna compañerita para darle un toque de interés al asunto =|.
Mañana es el último dia de clase del jodido trimestre. Vacacionessss, relax, y esperadísima fiesta etílica en casa de unos colegas.
Me voy a ver un episodio de Futurama y al sobre. Nas noches.