Nochevieja y año nuevo

Lo único que se me ocurre decir sobre estos dos dias “tan significativos” es que por fin han pasado ya. No se que es lo que me encabrona y me amarga tanto de estos dias, pero lo que si tengo claro es que no son una fiesta para mi.

Me duele la puta cabeza, y aunque llevo todo el dia comiendo, tengo hambre. Supongo que es ansiedad, por que lo que en realidad me apetece comer es chocolate. También me han dado ganas de jugar al Max Payne.

Hoy me acordé de lo que estaba haciendo el 1 de Enero del 2001 exactamente a las 8 de la mañana y me ha jodido bastante recordarlo.

Bueno, mi primer propósito para el 2003, es hacer una lista de propósitos para el 2003. Pero mejor otro dia que hoy no tengo ganas de nada.