Sequía.

Son muchos dias sin postear ya, y toca excusarse y tal. Ni de coña.

La semana de curro ha sido bastante gratificante. No practico ninguna clase de deporte, pero llegar a casa reventado y con unas agujetas de muerte en músculos que ni siquiera recordaba que tenia, resulta bastante satisfactorio. ¿Por que?. Ni puta idea. En todo caso, al segundo dia pasaron y la cosa no pareció tan dura. De hecho, no lo era. Trabajo físico, si, pero sin prisas ni presiones. Echaré de menos a los compañeros, aunque solo hayamos pasado juntos una semana. Los que he podido conocer (2 o 3, ya que al resto los conocía ya) han sido entradas directas a mi lista de gente-de-puta-madre. A los ya conocidos los he conocido de otro modo, en un ambiente diferente al habitual. Interesante.

Por otro lado, el trabajo vitaliza. Con solo una semana, duermo menos, y me levanto mas descansado. Supongo que estos ‘efectos beneficiosos’ remiten al cabo de un par de meses, pero por ahora, se agradecen. Para no perder el ritmo, me he puesto a preparar un router casero para que mis señores progenitores y mi hermana no se peleen por la conexión a internet. La necesidad: mi (mierdoso) ISP, Retecal, de buenas a primeras nos ha reducido las IP que nos correspondían a cada abonado (3 antes, 2 ahora), por lo que en casa pueden llegar a haber voces airadas por ver a quien le corresponde tener salida a Internet en un momento dado. Asi que un par de tarjetas de red por aqui, una placa y un procesador por otro lado, unos modulos de memoria por alla, un poco de bricolaje y hop, ya tenemos una caja mágica. Debian, como en los viejos tiempos, recompilar con soporte netfilter/iptables y a leer manuales y tutoriales. La adicción al Messenger del resto de mi familia me va a salir cara, lo sé. A ver como me las arreglo. Después ya me pelearé con alguna otra cosa. Linux no deja sitio para el aburrimiento. Y mientras tanto, sigo sin altavoces en mi habitación. No poder escuchar música más que con una mierda de auriculares me mata. Necesito la pasta ya, para un juego de altavoces 2.1 de Creative que he visto por ahi. Y un móvil, ya que el que tenía tiene la curiosa manía de descargar la batería en cuestion de segundos en cuanto me da por utilizarlo, momento en el que yo exclamo “joder, como quema esto” y lo suelto =). Divertido. El resto de la wishlist, para cuando encuentre un trabajo de verdad.