Los hechiceros de la guerra

Internet, serious business.

Esta tarde/noche, después de una atroz siesta de mas de 5 horas de la que he amanecido a eso de las 22:30, mientras navegaba buscando posibilidades para crear una VPN entre mi casa y la oficina, he ido a encontrarme con este hilo de ask.metafilter, mencionando una novela gráfica/película de animación que me ha resultado familiar. Se trata de Cuando el viento sopla, la historia de dos viejecitos que viven en la campiña inglesa después de un ataque con armas nucleares.

Lo interesante del tema, es que siempre he tenido recuerdos muy vívidos de una noche de mi vida, hace muchos años, cuando vi, en un espacio de La noche temática (creo) la película que acabo de mencionar, junto a otra que me impactó mucho más, y de la que nunca había sido capaz de encontrar una referencia. Hasta hoy.
Tras bastantes búsquedas infructuosas, había llegado a pensar que sería una cinta underground, de poca distribución, made in Europa del este, y que nunca volvería a verla. Y es casi todo lo contrario. Americana como la cocacola, obra de un director/animador casi-de-culto (Cool World y Tigra: Fuego y hielo, entre otras), y gracias a la maravillosa omnisciencia y omnipotencia de la red google, imdb, wikipedia y emule, parece que voy a volver a verla.

Se trata de la película cuyas imágenes acompañan esta entrada, al que también da título. Wizards en su versión original. Los hechiceros de la guerra en nuestro país. Año 1977.

El argumento, o lo que recuerdo de el, gira alrededor del enfrentamiento de dos hermanos hechiceros, en una tierra que comienza a renacer después de miles de años de un holocausto nuclear. Mutantes radiactivos por un lado, y parafernalia fantástica (elfos, hadas, enanos) por otro. Magia y tecnología. El bien prevalece, hasta que el hermano malo encuentra propaganda nazi entre las ruinas de la antigua civilización y empieza a utilizar esas tácticas para motivar a su ejército y desmoralizar al enemigo.

El otro punto fuerte de la película es su estética. Fantasía oscura, bizarra y colorista, que estimula la imaginación. En mi esquema mental de las cosas, va en el mismo apartado que el dibujo de Moebius en El Incal o al de Ricardo y Nacho en Goomer; y ya menos relacionado con el dibujo en si, con otras historias similares como Los Tecnopadres, La casta de los Metabarones y Heavy Metal. Se agradecerán otros ejemplos de obras similares en los comentarios.

En pocas palabras, el hallazgo me ha alegrado la noche. De aquí a unos pocos días, cuando termine de descargarse (junto a Tygra y Cool World, ya que nos ponemos), alguno me encontrareis dando el coñazo para que la veáis, sacando el tema en alguna conversación sin venir a cuento. Espero que al menos, haya aguantado bien el paso del tiempo.