Crítico musical

Voy a empezar a escribir críticas de discos de metal extremo en una web española relativamente conocida en el mundillo. Esto queda aquí como recordatorio permanente para evitar que se me suba a la cabeza.

¡Es también aplicable a los blogger ‘profesionales’!

Mamá Ladilla – Gilipollas

Un crítico, crítico, crítico musical (un blogger, blogger, blogger profesional)
desfilaba con los aires de quien sabe que conoce la verdad.
Solazábase cretinamente
en su plácido remanso de parálisis mental.
Sorprendíale lo estúpidos que éramos todos los demás
porque nunca tuvo ningún amigo
que lo fuera de verdad y que dijérale al oído:
“joder tío, cómo hueles, te has dormido en los laureles,
antes no eras un pelele.
¿Has estao viendo la tele o es empacho de pasteles?
Has perdido los papeles.

De verdad lo que no entiendo es cómo esperas
que la peña no se piense que tú eres gilipollas,
de verdad lo que no entiendo es cómo esperas
que la peña no se piense que padeces un poquito de la olla

y de verdad lo que no entiendo es cómo esperas
que la peña no se piense que de cani te caíste de la cuna
y te abriste la cabeza, se salieron tus ideas,
se mancharon con el polvo y por eso son tan feas.

Y no tengo yo la culpa de que seas tan payaso,
ni tampoco de que sea tan patético tu caso,
ni que pronto llegue un día en que te encierres en tu casa
cuando nadie esté dispuesto a que tú le des la brasa,

que te sobran cuarenta tomos, tío plomo”.