“Spook Country”, de William Gibson

Recién terminado he el primer libro del 2008. Me ha llevado mi tiempo darme cuenta de la falta que me ha hecho una lámpara de lectura junto a la cama durante los últimos años.

Después de Pattern Recognition, y en lo que ya se ha llamado la trilogía de Blue Ant, tenemos Spook Country, que nuevamente vuelve a tener lugar en la actualidad o no muy lejos de ella. Como bien señaló JJMerelo no deja de ser la ya habitual búsqueda, que presenciaremos a través de los diversos personajes que se nos presentan.

En este caso tenemos un adicto a los tranquilizantes cautivo de un agente del gobierno que lo utiliza como intérprete cautivo en su persecución del trasto; un joven representante de una dinastía familiar cuyo negocio es el espionaje, y a Hollis Henry, a quien podríamos señalar como la protagonista principal. El amigo William, con su particular estilo nos identifica con ella haciendo que siempre vaya un paso por detrás del resto de los personajes, sin saber lo que pasará a continuación pese a disponer de medios casi ilimitados proporcionados por Hubertus Bigend, el magnate de la publicidad que ya conocimos en el libro anterior.

Sobre el argumento, no diré mucho. En cierto modo, se vuelven a explorar algunas de las ideas de la trilogía del Puente: realidad aumentada, deidades vudú, un lenguaje que solo puede comprender un personaje -los puntos nodales, el volapuk-… El geoposicionamiento cobrará también una importancia crítica para la historia.

Para el resto del argumento, y todo lo que rodea y comprende la novela de Gibson, lo mejor que podeis hacer es ir a Node, que me ha sorprendido tanto como el libro en sí. Compartiendo nombre con la revista ficticia en la que trabaja la protagonista -literalmente, una versión europea de Wired-, Node es un tumblelog que contiene un análisis capítulo por capítulo, anotado e hiperenlazado, y que es una de esas ideas que hubiera querido tener yo.

Y ahora, a por el próximo libro.

3 comentarios en ““Spook Country”, de William Gibson”

  1. A mí Pattern Recognition me encantó, a ver si consigo echarle el ojo a este :D

    Por cierto, que las deidades vudús ya las usaba Gibson en la trilogía del ensanche (Sprawl trilogy).

Los comentarios están cerrados.