Sentido de la maravilla.

Hoy leyendo a PJorge me he dado con este enlace a una panorámica de Marte tomada por el Spirit yankee (ojo: requiere tener instalado Quicktime).

Se puede decir que soy un leve aficionado no-obsesivo a la astronomía. No tengo telescopio ni me hace falta, pero me gusta mantenerme informado sobre el estado de las cosas en este tema. En realidad mi gusto por la astronomía viene de la ciencia ficción.

Viendo la panorámica de ahi arriba, me ha parecido encontrarme dentro del libro de Kim Stanley Robinson “Marte Rojo” (ojo: el segundo enlace a veces no funciona. Que alguien le de unos cientos de euros a Cyberdark, por favor). Este (entendiendo toda la trilogía como una sola historia) fue mi libro favorito hasta que lei “El ascenso de Endymion” hace unos meses.

Sería bastante interesante saber que compartes todo un planeta con solo 99 personas. Y que necesitas a esas personas, por que lo que hay de pared para afuera es un desierto ocre lleno de piedras rojas, un mundo frío de óxido. Solo 99, algo manejable. Y no tener que pensar qué hacer, si no cómo hacerlo.

Pero para eso hace falta un planeta a estrenar >_<.