Remezclando la web.

Greasemonkey, aparte de sonar a ‘mono grasiento’ (y recordarme que toca volver a jugar el Monkey Island una vez más), es posiblemente una de las extensiones más revolucionarias de Firefox.

Teniendo su origen en los bookmarklets, esos pequeños vínculos javascript: que se ponen en la barra de favoritos del navegador y que sirven para modificar, javascript mediante, el contenido o aparencia de una página (entre otras cosas), Greasemonkey se basa en la ejecución de un javascript nada más completarse la descarga y parseo de la página que visitas y antes de que esta sea renderizada por el navegador. Juntando esto con la proliferación de webservices y apis abiertas, el potencial para la remezcla de contenidos es bestial.

La facilidad del desarrollo de estos scripts (gracias, por otro lado a la adopción lenta pero cada vez más generalizada de los estándares web) ha hecho que por todas partes surjan scripts para rascar picores. Desde los que introducen en Google un a la misma búsqueda en otros motores, a los que ‘arreglan’ un sitio específico haciéndolo más accesible, o los que te avisan si el libro que pretendes comprar en Amazon esta disponible en tu biblioteca (poco útil aún para los ‘spaniards’, pero bueno). Para quien quiera empezar, Mark Pilgrim (blogger estrella ahora retirado) ya se ha marcado un libro en la linea de su anterior Dive into Python, sin duda una de las mejores maneras de iniciarse (tanto en GM como en Python ;).

¿Y tanto post a que viene? A que llevo toda la puta tarde intentando hacer un script que me permita enviar a mi cuenta en del.icio.us los links a los posts que me gustan directamente desde bloglines. Y a que el script esta hecho, no pasa de 20 lineas, pero la jodía extensión no me permite instalarlo.

Y me jode.

Un comentario en “Remezclando la web.”

  1. Una de las cosas por las que pusieron algunos el grito en el cielo, es porq resulta muy sencillo eliminar el adsense, y muchos más tipos de publicidad de las webs (casi todas funcionan bajo js).

Los comentarios están cerrados.