Putrefacción del silicio (2)

Todo se repite.

Cada cierto tiempo, los planetas, los hados, la fuerza, la suerte y el coño de la Bernarda se conjugan en una especie de superFUBAR cataclísmico y postcyberpunk que hace temblar los cimientos de mi (aún) inquebrantable fé en la tecnología como medio para la evolución humana. (Ahi es nada).

De nuevo, las esporas latentes de la putrefacción del silicio que sobreviven en las condiciones extremas de mi habitación, han decidido hacer un intento de colonización.

Llego a casa después de uno de mis “lunes raros” que presagiaba lo que estaba por venir. Desempaqueto los tomos del presupuesto de manga para este mes, me cambio de ropa, despierto al ordenador y me dispongo a dar un repaso rápido a las lecturas del dia. Mientras cargan media docena de pestañas, me levanto, apago la luz de la habitación para encender una lámpara de mesa. Chispazo, estallido y todo queda a oscuras. Entre una letanía de blasfemias y kawendioses varios, desenchufo a oscuras todos los cables que soy capaz y me dirijo al cuadro de fusibles. Subo el interruptor adecuado y oigo tranquilizado el ruido de un serie de electródomesticos volviendo a la vida. Reenchufo mis ordenadores, y arranco. Oigo como el AMD (ahora headless) rasca los discos duros en un chequeo de arranque. El Mac mini arranca sin problemas.

Vuelvo a donde estaba. Pero… ¡no!, no tengo red. No puedo montar el share con la partición de MP3. IRC y mensajería no encuentran sus objetivos. El browser, en coma. En coma, como el router. Con su maravilloso firmware Fon que no da señales de vida. Con firmware oficial inexistente en la página de descargas de Linksys. Con un DD-WRT que no se puede instalar por tftp, solo a través del interfaz web de un firmware original que no puedo obtener, pero que posiblemente esté en el cd solo-windows que le acompañaba en la caja.

¿Hay solución? Evidentemente, si. Pero que exige horas de googleo para ver si el firmware de algún modelo previo es compatible con mi router, instrucciones de flasheado primero para el firm oficial, y luego para algún otro. Luego, investigar como funciona ese otro. Todo ello incluyendo la necesidad de conectar un monitor y un teclado al equipo con Windows, y de desconectar y reconectar la red numerosas veces, mientras oigo voces al final del pasillo indicandome que ‘no va el messenger’.
Finalmente, configurarlo todo para que sirva a mis muy oscuros propósitos y seguir por donde estaba, con suerte, unas 24 horas antes.

Solo de pensar en hacer lo que voy a hacer en alguno de los Wintel me acongoja. En resumen:saco el cable de la boca WAN del router, lo enchufo directamente al Mini y a pastar.

Ya lo arreglaré mañana.

[tags]putrefaccion, silicio, router, fon, linksys, wrt54gl, firmware, dd-wrt, fubar[/tags]

2 comentarios en “Putrefacción del silicio (2)”

Los comentarios están cerrados.