Podcasteando

Llevo dos dias escuchando un puñado de podcasts en el trabajo y la
verdad es que despues de haber encontrado un momento para ponerme a
explorar un poco el asunto con vistas a prepararme una lista de
suscripciones para el ipod mini que llegará, y sinceramente he quedado
un poco desilusionado con los podcasts en castellano. En un medio
escrito como los blogs, hay tiempo suficiente para revisar, editar y
en una palabra, cuidar el estilo. Sin embargo en los podcasts el
estilo es casi fijo e inamovible. Por algo es un estilo que llevamos
cultivando 20, 30 años: nuestra forma de hablar.

El medio oral requiere tener unas capacidades bastante diferentes a
las que ‘tradicionalmente’ se han atribuido a los blogger. Dicción,
entonación, carisma. Es necesario componer las frases de manera
diferente, darle otra dinámica a las explicaciones. La tecnología y el
ancho de banda no son ningun problema significativo, aunque también es
cierto que el podcasting tiene ciertos requerimientos de hardware que
van un poco mas allá de lo que requieren los blogs.

La tendencia acaba de empezar y ya se esta perdiendo el rumbo. Hasta
que aparezca una tecnología que permita el indexado/busqueda de
ciertas ‘secciones’ en un podcast, es bastante cansino escuchar como
alguien se dedica a comentar durante 20 minutos lo que ha leido en su
blogpaseo semanal.
Muchos de quienes tratan de convertirse en los pioneros del nuevo
medio se regodean excesivamente en sus parloteos. Prefiero escuchar 4
podcasts de 10 minutos y un solo tema en lugar de uno de 40.
No es fácil para nadie preparar y grabar un programa diario, pero
aunque sea semanalmente, nada impide crear cuatro breves programas
semanales dentro de su ‘emisora’ el mismo dia para su consumo
posterior. Las inmensidades de 45 minutos y hasta una hora para las
conferencias.

Pero no todo es pataleo. El podcasting será el trampolín a la fama de
muchos grupos minoritarios que publiquen su música bajo licencias
libres. No tardarán en aparecer podcastings colectivos que serán por
fin el equivalente digital a las tertulias mañaneras de la radio (que
creo que es una de las pocas cosas que aun no tienen equivalente en la
red).

Y aun falta el video. Sean personajes reales, machinima o CG, creo que
no tardaremos mucho en empezar a ver series distribuidas unicamente
por la red. Por el momento, ahi esta Red vs Blue.

Lalalá… la convergencia llegará.