John Wyndham – El día de los trífidos

Unas extrañas luces verdes han aparecido en el cielo y la mayor parte de la humanidad ha alzado la mirada para contemplar el fenómeno. A la mañana siguiente todos despiertan ciegos. Las pocas personas que conservan la vista inician la lucha en un mundo que se debate entre la desesperación y la barbarie. Uno de ellos es Bill Masen, que se encuentra ingresado en el hospital, recuperándose del ataque de una planta mutante creada por el hombre: los trífidos. Se trata de enormes vegetales capaces de moverse y que han desarrollado una especie de lengua venenosa con la que agreden a los humanos. Ahora que han descubierto la debilidad de éstos, los trífidos se disponen a heredar la Tierra…, si los supervivientes no lo impiden.

Debería haber reseñado este libro antes que el anterior, por que realmente lo terminé antes, pero ayer al terminar con El libro del dia del juicio final estaba tan emocionado que no pude evitar escribir y postear el comentario.

En todo caso, El dia de los trífidos es una nueva vuelta al tema apocalíptico, en plena guerra fría (1955). De hecho en el libro se insinúa que el culpable de la existencia de los trífidos es el ‘inescrutable bloque soviético’. ¿Trífidos?. Si, los trífidos son una especie de plantas, aparecidas no se sabe muy bien como, pero que son cultivadas extensivamente para producir aceite de gran calidad. El problema es que los trífidos no son vegetales inofensivos, si no que pueden desenraizarse y trasladarse, defenderse y ‘cazar’ con un aguijón, y en cierto modo, comunicarse y organizarse con otros de su especie.

Esto, que no tendría que suponer ningún problema, pronto se convierte en una cuestión de supervivencia de especies, cuando un dia, despues de un fenómeno luminoso presuntamente provocado por la intersección de la órbita terrestre con la cola de un cometa, toda el mundo se despierta convertido en ciego. Se desatan el pánico y el caos. Bajo la inquietante amenaza vegetal, los que conservan la vista se enfrentan entre sí tratando de imponer su visión (jeje) sobre como deben actuar. ¿Dejar las ciudades y abandonar a los ciegos a su suerte?. ¿Tomar la responsabilidad de mantener a un gran número de invidentes cada uno?. ¿Sentarse a esperar un rescate?. ¿Arrepentirse de los pecados de la humanidad y esperar no volver a ser castigados por dios?.

Como casi todos los libros del género, el subtexto esconde una crítica sobre la dirección tan errónea que el progreso ha tomado durante la historia reciente de la humanidad, y presenta su pequeño plan para hacer las cosas mejor cuando haya una nueva oportunidad, y lo hace de manera bastante más realista que otros libros similares que he leido recientemente. Otro clásico recomendado.