Arthur C. Clarke – La ciudad y las estrellas

Más lecturas de mayo.

La ciudad y las estrellas narra los avatares de Diaspar, un territorio marcado por su propia leyenda, la última ciudad construida en la Tierra por quienes fueron capaces de conquistar el espacio. Desde los más oscuros confines del Universo, los Invasores atacaron el imperio creado por el hombre y lo confinaron de nuevo a la Tierra, desmoronando así una época de grandeza y esplendor

Como Luz de otros días se me hizo corto y me quedé con ganas de Clarke, saqué este otro tomo de la pila y me lancé al ataque. Tampoco ha durado mucho.

En primer lugar, hay que decir que leer dos libros del mismo autor separados por casi 50 años de diferencia hace que se noten unas diferencias brutales. Publicado en 1956, La ciudad y las estrellas tiene un tono más pulp e inocente que otros títulos más recientes de Clarke, con criaturas de aspecto extraño, robots de intenciones misteriosas, cierto aire más mágico que científico (confirmando aquello de ‘cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia’ que Clarke diría unos años despues) y personajes bastante estereotipados, que son quienes llevan la carga de la historia, tal y como se podría esperar de ellos.

Resulta un poco díficil comentar el libro sin hacer un breve repaso del argumento, asi que si tienes intención de leerlo algún dia, no sigas leyendo y sal a buscarlo. Los proximos párrafos contienen SPOILERS :)

En cierto modo, también se toca el tema de un shock cultural en el sentido más literal. Lo que queda de la raza humana despues de milenios de aislamiento se ha dividido en dos ‘naciones’ cuya vida es muy, muy diferente. Unos viven una existencia sofisticada, larga y cuidadosamente planificada, pero completamente uniforme y sin significado, llevados de la mano por una ‘computadora central’ que los ha cuidado durante miles de años. Otros han optado por una vida más sencilla y breve, pero de caracter más profundo.

Hasta que un día llega un héroe-elegido-mesias que desafiará los tabúes de ambas sociedades, descubrirá su historia perdida, sus antecedentes comunes y el origen de sus diferencias. La gente pierde el miedo, superan el choque de culturas y juntos podrán volver a ser lo que la humanidad un día fué, etcetera, etcetera.

El libro tiene dos o tres puntos críticos en los que la historia da un giro repentino, y todo lo demás es un detalle del viaje espiritual del protagonista, de su despertar al conocimiento, o que se yo. Sin embargo, consigue mantener el interés dando un volantazo cuando empiezas a cabecear entre página y página y el resultado final es más o menos satisfactorio. No estira las cosas inútilmente ni te deja con ganas de mas, aunque su lectura tampoco le cambiará la vida a nadie. Un buen título de ciencia ficción clásica para leer sin grandes pretensiones.