60 dias después

Ultimamente ando ocupado. Hace un par de meses dejé la empresa donde trabajaba y me fui a una de nueva creación, en la que básicamente sigo haciendo lo mismo, pero en otro ambiente. La carga de trabajo es moderada tirando a fuerte, aunque tambien es cierto que merece la pena estar un poco mas apretado por las mañanas a cambio de tener las tardes libres. Y el incremento en la pasta es sustancial, lo que hace que a priori merezca la pena.
Las largas pausas para el café de 30 o 40 minutos se han acabado, pero tambien se ha terminado aquello de currar dos horas por la tarde, que no beneficiaban a nadie.

Nuevo horario, nueva oficina, nuevo trayecto diario para ir a trabajar, nuevos métodos de trabajo. Todo requiere cierta adaptación, y la verdad es que me esta costando normalizar y asimilar estos cambios, por nimios que puedan parecer. Para completar la tanda de cambios, he empezado a tocar el bajo, a practicar Aikido y a ir al gimnasio a hacer pesas de cuando en cuando. Casi, casi me apunto a clases de chino. Libros y un par de series de televisión terminan con las ultimas reservas de tiempo y energía de las que dispongo.

Pero sigo vivo. Aunque escriba menos, o que coño, aunque no escriba nada, puedes seguir viendo lo que considero mas interesante entre mis feeds via Google Reader (le estoy siendo infiel a bloglines).

Y esto ha sido todo por ahora. Si septiembre fue un mes intenso, octubre quizás ha resultado algo aburrido, y no tengo ni la mas mínima idea de como se presenta noviembre. Empiezan a flaquear las energias. Se nota la falta de luz y el frio incipiente. Seguiremos informando.

2 comentarios en “60 dias después”

Los comentarios están cerrados.