Like an Englishman in Valladolid…

First things first. Excuse the awful pun on the title of this post. Sting would be turning on his grave if he were dead. Someone will be punished for this. Now go on.

As of lately, I’ve been thinking of writing some of my posts in English, just for a change. Maybe I’m just jaded, but it seems to me that the Spanish-speaking blogosphere and blogging itself is getting a bit boring, and I find it’s quite self-limiting to write in just one language when you’re doing it for the biggest audience in history.

In a deeper, more personal level, I’ve found myself out of words when trying to write some of my last texts. Sometimes, the wording of a paragraph in Spanish doesn’t quite convey what I really try to tell, while I have just a couple of sentences in my mind that would do a much better job of carrying that meaning, the only problem being that they’re in another language.

I also hope this helps to relief the crippling brain-rot that I’ve been suffering for some time now. I don’t want to be remembered as the youngest case of Alzheimer’s disease.

So, what will come out of all this? The irregular posting schedule that has come to be a trademark of this blog will continue unchanged. Just now, you’ll find some posts in English, some in Spanish, some will contain a horrible mixture of both , and some will come in pairs, for those among my readers that are not bilingual. Expect heavy use of passive voice on the English ones (at least until I can have the English-writing cogs of my brain running again) and feel free to point out any fuck-ups I make on the comments section. Bilingual adaptation of the interface elements will come, sooner or later.

Or maybe not. Nevermind.

Anonymous VS Cienciología: Primer asalto

Llevo unas semanas siguiendo el tema con interés, y a medida que se desarrolla, me va pareciendo cada vez más y más alucinante.

Un colectivo de usuarios de foros y galerías anónimas ha tomado el nombre de Anonymous y se ha lanzado a un ataque abierto contra Cruise, Travolta, Xenu y el resto de la panda. Vídeos destapando trapos sucios de la Cienciología, ataques DDOS contra las sedes web de la organización, y hoy 10 de Febrero, manifestaciones frente a las sedes físicas a lo largo y ancho del mundo. Y lo que aún está por venir.

Manifestación contra la cienciología en

Desde mi punto de vista, le pueden dar por culo a las folksonomías, al crowdsourcing, a la larga cola y a todas las cositas de la web 2.0 cuyo nombre llevamos gastando un par de años. ESTO es cyberdemocracia y no las tonterías políticas que se montan en el menéame.

Un grupo anónimo, sin cabeza visible, que ha emergido simultáneamente webs en las que uno ni siquiera puede registrar su nombre de usuario está plantando cara a una organización temible, que en su momento tuvo agentes infiltrados en la administración de los EEUU, y famoso por haber enterrado en demandas y abogados a todos los que hasta ahora han intentado hacerles frente. Precisamente esta naturaleza litigante, controvertida y censora de la Iglesia de la Cienciología ha sido lo que les ha puesto en punto de mira de un grupo que hasta ahora se había dedicado a poco más que bromas tecnológicas contra sitios que ejercían demasiado control sobre sus usuarios.

Ha sido la IdlC quien ha hecho que esa tremenda fuerza malgastada en llamadas de broma, en reventar el lanzamiento de los libros de Harry Potter y en buscar información comprometida de sus víctimas en Google, se enfoque y salga a la calle. Que quien hasta ahora formaba parte de la historia oculta de la red dé el salto al mundo real.

A la larga, pueden pasar dos cosas. Puede que el entusiasmo de Anonymous se apague, o puede que el primer objetivo caiga y se busque a un próximo malhechor. Por mi parte, ya tengo varios candidatos sobre quien podría ser el siguiente.

Dado el carácter efímero de las verdaderas fuentes de todo el asunto, voy a pasar de poner ningún enlace a las mismas. Quien esté interesado y quiera más información, puede empezar a tirar de aquí.

“Spook Country”, de William Gibson

Recién terminado he el primer libro del 2008. Me ha llevado mi tiempo darme cuenta de la falta que me ha hecho una lámpara de lectura junto a la cama durante los últimos años.

Después de Pattern Recognition, y en lo que ya se ha llamado la trilogía de Blue Ant, tenemos Spook Country, que nuevamente vuelve a tener lugar en la actualidad o no muy lejos de ella. Como bien señaló JJMerelo no deja de ser la ya habitual búsqueda, que presenciaremos a través de los diversos personajes que se nos presentan.

En este caso tenemos un adicto a los tranquilizantes cautivo de un agente del gobierno que lo utiliza como intérprete cautivo en su persecución del trasto; un joven representante de una dinastía familiar cuyo negocio es el espionaje, y a Hollis Henry, a quien podríamos señalar como la protagonista principal. El amigo William, con su particular estilo nos identifica con ella haciendo que siempre vaya un paso por detrás del resto de los personajes, sin saber lo que pasará a continuación pese a disponer de medios casi ilimitados proporcionados por Hubertus Bigend, el magnate de la publicidad que ya conocimos en el libro anterior.

Sobre el argumento, no diré mucho. En cierto modo, se vuelven a explorar algunas de las ideas de la trilogía del Puente: realidad aumentada, deidades vudú, un lenguaje que solo puede comprender un personaje -los puntos nodales, el volapuk-… El geoposicionamiento cobrará también una importancia crítica para la historia.

Para el resto del argumento, y todo lo que rodea y comprende la novela de Gibson, lo mejor que podeis hacer es ir a Node, que me ha sorprendido tanto como el libro en sí. Compartiendo nombre con la revista ficticia en la que trabaja la protagonista -literalmente, una versión europea de Wired-, Node es un tumblelog que contiene un análisis capítulo por capítulo, anotado e hiperenlazado, y que es una de esas ideas que hubiera querido tener yo.

Y ahora, a por el próximo libro.