Unwirer

Acabo de leer Unwirer, una distopía made in Cory Doctorow que, como me ocurre últimamente con todo lo que escribe este tio, me ha dejado un buen sabor de boca. El argumento: en los EEUU, leyes draconianas impuestas por la presion de los conglomerados de empresas de entretenimiento han ilegalizado cualquier tipo de comunicación no-controlada y no-centralizada. Los unwirer son valientes geeks underground que se dedican a colocar nodos inalámbricos ilegales, extendiendo la cobertura desde Canadá y México hacia el interior, mientras la justicia yankee los persigue por cargos de terrorismo.

Y mientras tanto en Europa, las telcos han caido, la cobertura inalámbrica es total y todo va como en mis mejores sueños húmedos. Los repetidores de señal valen 3 Eypos y se alimentan de energía solar. La hostia. Pero la triste realidad es esta

De cualquier modo, una lectura 100% recomendada desde übercansino: taller de animación a la lectura ;).

Crónicas del fin de semana

Ha sido un fin de semana interesante. El viernes no sé como lo hice, pero haciendo tiempo por la tarde para salir a tomar unas cervezas, me quedé dormido desde las 5 de la tarde hasta las 9. Creo que ya es la tercera o cuarta semana consecutiva que me pasa esto.

Como resultado de haber jodido mis propios planes, al dia siguiente me pillaron los viejos con las defensas bajas y me convencieron para irme a la parcela, a currar. Desmontar y montar muebles, cortar no sé cuantos metros cuadrados de malas hierbas, transportar adoquines de 50 o 60kg de peso de un lado a otro para colocarlos alrededor del porche, previa excavación de una zanja alrededor de este. Llego a casa reventado, con los hombros, la espalda y la cara quemados y no se me ocurre otra cosa que ducharme, vestirme y pirarme de copas.

Despues de hacer noche en el garito conocido como Malavida, salimos con el dueño a por más copas aún, y termino a las 8 de la mañana comiendo una masa grasienta sin identificar acompañada de un pimiento relleno y pan reseco en el bar-refugio lleno de resacosos que marca el inicio del barrio, el retorno a casa.

Duermo 5 o 6 horas y despierto. Sigo quemado, con el añadido de una resaca interesante y unas agujetas mortales. Toca tarde de recuperación. Comida, café y me esnuco en la cama a leer. A media tarde termino con ‘La edad del diamante’ de Neal Stephenson y retomo ‘La guia del autoestopista galáctico’ de Douglas Adams, acompañado de un enorme tanque de té verde. Un rato después esta acabado tambien y lo celebro con un sandwich de restos de comida de ayer y una coke. Mientras se recarga la batería del PocketPC, doy un repaso al disco duro, viendo lo que ha terminado de descargarse en los últimos dias, pongo una peli mala y me quedo nuevamente frito hasta la hora de cenar. Es un talento que tengo.

Despues de cenar, empiezo ‘Pattern Recognition’ de William Gibson. Este terminaré comprandolo en spanish, por que si Gibson a veces ya es dificilito de seguir en castellano (las traducciones tienen algo que ver), no se si seré capaz de leerlo y entenderlo en inglés sin tener que volver media docena de veces sobre cada página.

A ver si termino con ‘La torre oscura IV’ (tengo que devolverlo y ademas acaba de salir el V ;) y ‘Todos sobre Zanzibar’ (que me esta costando más de lo que esperaba). Actualizar la lista de lo que llevo leido, seguir a por los 50.

Y de momento es otra vez lunes. Me quedan ya solo unos 15 dias de trabajar… ‘trabajar’ gratis. Ya no sé ni que esperar cuando termine, pero imagino que será mejor que estar 8 horas al dia haciendo cosas aburridas para que paguen a otros. Y hablando de currar, a ver si hago algo. Ciao.

Wishlisteando…

Bueno, precisamente llevaba un par de dias pensando en postear una pregunta aqui, sobre el mismo tema: se pregunta mini-d que se comprarán los bloggers el próximo mes, con el sueldo de este. Mi sueldo… mejor no hablo. Todo es decir que aún dependo de lo que buenamente me dan mis viejos.

Quiero darme un pequeño capricho y no sé que elegir. Había pensado en pedir un dance-mat para hacer el mono con el Stepmania y unos maraca-controller para la Dreamcast (si, prefiero mil veces sistemas de juegos un poquito pasados ;), pero la verdad es que no sé si llegaré a utilizarlos pasada la novedad inicial.

Otra opción es contratar mi propio hosting (tranqui kr3, que no me voy :), a ver si teniendo esa parte resuelta me decido a terminar de hacer todas esas cosas que tengo a medias, tener un dominio para dar cuentas de correo a familia y amigos, y para cualquier cosa que se me pueda ocurrir.

Aún otra, sería la tarjeta(s) wifi, que también he tenido que posponer muchas veces. El problema es que necesitaría al menos 2. Una para mi equipo/server/nodo casero, otra … la verdad es que no sé. Quizás una para el PocketPc, que me permitiría no tener que depender de la memoria o de un cable cuando esté en casa, además de poder pasearme por la ciudad buscando redes. O para buscarme algún amigo calle abajo al que colocarsela para ‘ampliar’ instantaneamente nuestra capacidad de disco duro.

Debemos ir ya por la n-ésima opción, que es bastante simple: conservar la pasta para cuando llegue el viaje a la Euskal tener algo más de liquidez y poder pagar unas cuantas rondas de cervezas a la gentuza bfg y asociados.

O para el fondo-iBook, en caso de que no haya viaje. Quiero/necesito desesperadamente un portátil.

Última (y más plausible) opción: terminaré fundiéndomelo todo en juergas, como siempre.