(Casi) Todo terminado

Bueno, por fin, despues de 3 años (aunque el primero no cuente por que tuve que dejar el curso a medias), por fin se puede decir que he terminado el ciclo. Sin mucho estrés y con una media bastante interesante. Las 380 horas de esclavitud prácticas se presentan razonablemente bien. Lo único que tengo pendiente en estos momentos es terminar (casi rehacer) el proyecto de fin de curso. De repente me dan ganas de hacerlo **bien**, aunque no sé si habrá tiempo antes de presentarlo el próximo viernes. Dedicar tiempo a proyectos particulares (paquetillo de scripts en python, experimentos en css, varias chorradas-web que tengo a medias desde hace tiempo…) tambien es casi casi una necesidad ya. Y no hablemos de salir a dar un paseo a disfrutar del sol y de la temperatura que van acercándose cada dia más a lo que yo entiendo por ‘óptimo’. O de practicar mi deporte favorito: vegetar.

PS: si que tengo una tarea pendiente: tomar la(s) ‘cerveza(s) de la victoria’ cualquier tarde que no me quede aplatanado ;)

Mi hermana

Hace un rato, estaba discutiendo con el hamigo Gilio, que afortunadamente salió ileso del triste atentado del dia 11 sobre el fin del mundo y mi posterior utopía particular.

Plácidamente despotricaba mientras escuchaba un disco de Nargaroth, hasta el momento en que alguien encendió la luz de mi habitación y me dió un golpecito en el hombro, con el ‘¡joder que susto!’ correspondiente de mi parte.

Se trata de mi hermana, que acaba de llegar a casa y necesita la estratégica luz de mi habitación para alumbrar el camino a la cocina sin despertar a mis progenitores encendiendo la del pasillo. Tras el avituallamiento, toma posiciones y se hace fuerte sobre mi cama y pasa a llenarla de migas de un sandwich, que como buen hermano mayor la obligo a compartir, mientras despido al Gilio en cuestión.

Mi hermana tiene 18 años, acaba de empezar la carrera de Enfermería, y hasta hoy nunca habíamos hablado de política. Mañana votará por primera vez, y anteayer tuvo lugar el mayor atentado de la historia en España. No esta mal. Es algo como para hablarlo.

La explico mis motivos para no ir a la manifestación de ayer y descubro que no soy tan radikal como pensaba. Despues de tanta comida de tarro, del sentimiento de culpabilidad, me cuenta que la gente no estaba realmente tan unida como los telediarios quieren dar a entender. Me hace constar que hubo quien abandonó asqueado la concentración. Los motivos no vienen a cuento, pero al menos sé que no soy tan excéntrico e insolidario como pensaba. Después de todo, si mi hermana, pese a que no nos llevemos todo lo bien que sería de esperar, me entiende, no necesito que nadie mas lo haga.

Y la verdad es que tiene las cosas mucho mas claras que yo a su edad. Algunas las tiene incluso mucho mas claras que yo AHORA. Es más desapasionada que yo en muchos aspectos (y yo no es que me emocione con facilidad, aunque estos dias casi se me escapan las lágrimas delante de toda la familia viendo algunas caras en las noticias), pero contempla muchos mas aspectos que yo. Seguro que mañana lo hace todo bien. Y si hay más gente como ella, a este pais (o al mundo) aún le queda alguna esperanza.

Tristeza

La que me da que la pobre señorita Jenny haya ido a celebrar su cumpleaños el dia de hoy (¡es una Geno exceleeente…!). La que me da la gente que hoy ha vivido uno de los momentos mas duros y desconcertantes de sus vidas. No lloro ni por los muertos ni por sus familiares, lloro por los que han salido ilesos, que desde hoy hasta el fin de sus vidas, nunca se librarán del fantasma.

Lo de hoy, lamentablemente, me recuerda a cuando jugaba a Cyberpunk 2020 con quince años. Ultraviolencia. Terror a gran escala. Si a veces me deprimo por tener un negro futuro, cosas como esta en cierto modo me alegran: afortunadamente moriré pronto y no veré lo que venga despues. Todo un alivio.

Hoy he empezado a leer Sandman, de Neil Gaiman. Muy apropiado. Hace tiempo que tenía ganas. Esta rayada la dejo para otro dia más luminoso.

El examen mejor de lo que pensaba. Gracias por preguntar.