Gelatina de Vodka

Cediendo al clamor popular, he aquí mi receta maestra para la gelatina de vodka que ya casi tradicionalmente preparo año tras año como postre/chupito para la fiesta de nochevieja, después de la cena, las uvas y el champán.

Antes de nada, advertencias:
- Hay que hacerla 24 horas antes para que cuaje en condiciones, mínimo 12.
- Ojo, que parece que no, pero PEGA.
- Si la preparas en verano, manténla refrigerada hasta el último momento. No por que se ponga mala, si no por que se licua con facilidad.

Y ahora la receta maravillosa:

Comprar 2 paquetes de gelatina (suelo usar Royal, pero vale la del Mercadona o la que os mole) y una botella de vodka. Veréis que las instrucciones del paquete indican que hay que disolver el contenido del paquete en medio litro de agua hirviendo, sin parar de remover, y luego añadir lentamente otro medio litro de agua fría y trasvasar al molde (yo utilizo vasitos de plástico de tamaño chupito) donde la dejaremos reposar 24h en el frigo.

Bien, el truco es el siguiente: vamos a utilizar 400ml de agua en lugar de medio litro, y en lugar de añadir el medio litro de agua fría, añadiremos 400ml de vodka. Fin de la historia. Utilizamos menos volumen de líquido por que el alcohol hace que quede menos espeso y cuaje con más dificultad.

Repetimos con el segundo paquete de gelatina. ¿Y por que dos paquetes?. El motivo es doble: así gastas la botella de vodka entera (que suelen ser 700cc y se queda un poco corta, pero bueno) y si lo haces con cuidadito, puedes mezclar gelatina de dos colores en el mismo molde, que siempre es un punto. Antes muerto que sencillo, válgame.

Normalmente la gente me pide que lo haga (o me dice ‘la próxima vez lo hago yo pero…’) con ron blanco, con ginebra, con mil cosas. No. La gente no tiene ni puta idea. Se usa vodka por que es alcohol con sabor neutro (literalmente, el vodka es poco más que alcohol etílico procedente de destilación de mostos de patata o cereales rebajado con agua y filtrado con varios procedimientos).

**Resumen para vagos: utilizar entre el 75 y 80% del volumen de líquido indicado en el paquete, la mitad de agua y la mitad de vodka.**

Brócoli crujiente con un toque grasiento.

El auténtico bacon de los vegetales. Cena rápida, sencilla (funcional, espartana, austera, etc.) y no demasiado pesada, aunque lo parezca. Es importante hacerlo en una sartén con tapa para que quede mitad salteado, mitad al vapor, todo salud. Según lo grande que sea el brócoli y el hambre que tengas da para 1-3 personas. También es ideal para acompañar un pescadito a la plancha, o para comer en plan plato fuerte con un poco de quinoa, pasta o arroz y queso rallado/fundido.

Ingredientes:

  • Una cabeza (¿se llama así?. Yo lo llamo así) de brócoli.
  • Un chorrito de aceite de oliva, muy poquito.
  • Un poco de mantequilla (15 o 20 gramos).
  • Agua (para lavar el brócoli).
  • Un poquito de sal, si quieres.
  • Limón, para acompañar.

Procedimiento:

  1. Lavar el brócoli. Asegurate de remojarlo bien y no lo escurras demasiado, que quede agua entre las hojitas.
  2. Separar la cabeza en arbolitos, y cortar cada uno en 2 o 3 láminas de unos 5cm de grosor. Es importante que queden más o menos iguales.
  3. Chorrito de aceite a la sartén, y calentar fuerte hasta que empiece a humear.
  4. Poner las láminas de brócoli en la sartén, TAPAR y esperar un par de minutos. Básicamente lo que tardas en twittear “cocinando brócoli, huele que alimenta, me voy a poner como un trullo”.
  5. Destapar, bajar el fuego y añadir un par de pellizcos de sal y la mantequilla, removiendo para que se impregne entre las hojitas del brócoli al deshacerse.
  6. Comprobar que el brócoli está a nuestro gusto pinchando alguno de los tronquitos, servir, rociar con limón y comer.

Veredicto: hasta ahora, dos de dos personas a las que no las gustaba el brócoli han cambiado de idea. A los que ya les gustaba ahora les gusta de otra manera.

Sopa improvisada de la familia Sopabuena

Una sopa improvisada que hemos hecho para cenar hace unos días, cuando aún hacía frío. No es gran cosa, pero quita el frío. Los ingredientes dan para 3 personas más o menos.

Ingredientes:

  • Un par de pastillas de Avecrem y un litro de agua. No es que el avecrem me mole, pero es lo que teníamos. Con un caldito de verdura o de pollo seguramente quede fetén.
  • Fideos al huevo. Más o menos medio paquete que quedaba de un paquete de 250g. Para más señas, era un paquete rojo comprado en la tienda china de la calle Acibelas. También los tienen en el Gadis.
  • Una cebolla bien hermosa. Era bastante agresiva.
  • Dos tiras de bacon gorditas, calculo unos 100-125g.
  • Unas guindillitas, al gusto. Yo he usado 3, una picada y dos enteras.
  • Un chorrito de aceite de oliva.

Procedimiento:

  1. Poner el agua al fuego con el avecrem.
  2. Chorrito de aceite a la sartén y ponerlo a calentar al mínimo.
  3. Picar la cebolla y la guindilla y echarlas a la sartén para dorar la cebolla un momento.
  4. Picar el bacon, añadirlo a la sartén cuando la cebolla vaya empezando a estar en su punto, transparente pero no del todo. Rehogar un poquito.
  5. Cuando el bacon empiece a estar doradito, lo añadimos a la cazuela donde está el caldo de avecrem hirviendo y esperamos unos minutos.
  6. Añadimos los fideos, removemos para que se deshaga el bloque hasta que vuelva a hervir y tal, apagamos el fuego, tapamos la cazuela y esperamos unos minutos. En el paquete de fideos indicaba esperar 4 minutos, pero bueno, esto se hace a ojo.

Veredicto: me he pasado con la guindilla, echa menos.